Revista iCandela – Espacio Nueva Carolina

NUEVA CAROLINA

 

Espacio Nueva Carolina es un espacio multidisciplinar que funciona como coworking, estudio fotográfico, sala de eventos, grabaciones, talleres, conferencias… incluso se han celebrado bodas. Se presentan como “el espacio en Madrid” para todo tipo de eventos.

420 metros cuadrados llenos de luz natural y miles de plantas de interior que combinan perfectamente con una irresistible estética que nos recuerda a los más vibrantes años 50.

En uno de nuestros proyectos más recientes, nos encargamos de realizar todo el proyecto de iluminación.

El look & feel que hemos querido mostrar con las luminarias del espacio se inspira en una línea art decó propia de los icónicos hoteles californianos del Beverly Hills de la década dorada.

Los apliques son de estilo años 20 y están inspirados en la forma de una fuente. Se componen de tres niveles desde los cuales la luz se expande hacia arriba, marcando las formas redondeadas y puras de la propia luminaria. Se instalaron en el espacio de coworking para darle protagonismo al acceso de la sala.

Combinada con franjas de luz indirecta en los laterales del espacio, permite conseguir un ambiente de trabajo sin reflejos ni deslumbramientos.

Por su parte, los plafones cuentan con una y dos tulipas, colocadas en la zona de camerinos donde el ritmo durante las sesiones es frenético. La idea era crear una composición en el techo basada en un juego de formas circulares y lineales. Este uso de la forma y la luz hace que el espacio adquiera dinamismo.

 

NUEVA CAROLINA

 

El ciclorama es la sala más grande (150m2) y, aunque su función principal y diaria es la de alojar los sets de fotografía, este espacio es muy plural. Con dos grandes lucernarios, la luz natural adquiere protagonismo por sí misma.

Nuestra propuesta lumínica se plantea exclusivamente en las áreas perimetrales para acentuar accesos y aportar luz general de ambiente para los eventos. Para ello, utilizamos dos modelos de apliques. Las portalinestras de diseño minimalista con apliques que encajan perfectamente con un estilo años cincuenta muy marcado. Todos se crearon a medida para este proyecto.

La combinación de dorados y blancos en contraste con las paredes de color rosa y caldera son la base estética de este proyecto.

El resto de la iluminación se va haciendo más discreta y controlada  para ceder el protagonismo a la luz natural y a la vegetación.

NUEVA CAROLINA

Sin embargo, el acceso se planteó de manera diferente. Se buscaba marcar fuertemente esa transición con el mundo exterior, por lo que se apostó por suelos de terrazo y luminarias que, respetando esas formas puras, adquirieron mayores dimensiones.

Un espacio privilegiado del que podemos disfrutar en pleno centro de Madrid.

ESPACIO NUEVA CAROLINA te espera en C/ Carolinas, 18, Madrid.